LA BúSQUEDA DE MANUEL SE AMPLíA HASTA COVACHOS


Imagen del articulo

El operativo de más de cien personas que participa en la búsqueda de Manuel Blanco, el joven de 16 años que desapareció el domingo por la noche en Casasola, en Ruiloba, ha retomado, a primera hora de esta mañana, las labores de rastreo de la zona donde fue visto por última vez. Hoy, la búsqueda por aire se ha ampliado hasta Covachos, en Liencres. Por tierra, desde la punta Este de Comillas hasta Tagle, en Suances.

Según ha informado el 112 Cantabria, el dispositivo suspendió la búsqueda sin éxito anoche y la ha retomado a las 8.00 horas.

El joven salió a dar un paseo por los acantilados, donde se encontraba pescando su familia, que empezó a buscarlo a los 21.30 horas del domingo y avisó de su desaparición al Centro de Atención de Emergencias del 112 dos horas más tarde.

La búsqueda comenzó esa misma noche y se prolongó hasta altas horas de la madrugada por tierra mar y aire. En los días sucesivos se ha desplegado el mayor operativo que se ha puesto en marcha hasta ahora en Cantabria, según el Gobierno regional.

Un puesto de mando avanzado del 112 que se ha instalado en la localidad de Trasierra coordina el trabajo del personal del Gobierno, 112, Guardia Civil, voluntarios de Protección Civil y Cruz Roja, entre otros efectivos.

Mientras, los familiares siguen el operativo desde una casa cercana al puesto de mando en Trasierra, a la que han ido llegando diferentes miembros de la familia. Pablo López es el jefe del equipo de psicólogos de la Cruz Roja, cuya labor resulta fundamental en estas circunstancias. Pablo confirmó ayer que «los familiares del joven nos están dando muchas facilidades a la hora de trabajar, porque se muestran comprensivos con la situación». La familia ha pedido respeto a los medios de comunicación.

Además de los profesionales en este tipo de operativos, están participando en las labores de búsqueda vecinos del pueblo que conocen bien la zona de los acantilados. Como Lucio Fernández, el cartero de Toñanes, que guía a algunas patrullas con sus botas de goma por los entresijos de una tierra que puede ser muy complicada de recorrer. «Se hace lo que se puede», decía junto al puesto de mando. La alcaldesa de Ruiloba, Sara Portilla, destacó que la gente del pueblo está colaborando mucho. Y así es, porque siempre hay una tortilla recién hecha para los voluntarios. El dispositivo continuará en marcha al menos durante todo el miércoles.

El 112 agradece además la «constante presencia y atención» que el Ayuntamiento de Ruiloba y vecinos están teniendo con todo el personal desplazado.

Saber más sobre este tema

Si te ha resultado interesante, conoce todo sobre el Tema:

La búsqueda de Manuel se amplía hasta Covachos

Informar sobre el tema

Si deseas escribir algo más sobre este tema, pulsa el siguiente botón

Escribir sobre esto
  0 comentarios

Este artículo no tiene comentarios

Utilizamos cookies propias para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Al pulsar el botón "ACEPTAR" consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.
ACEPTAR | Más información