LA LLEGADA DE 1.010 INMIGRANTES NO FRENA LA CAíDA DE POBLACIóN EN CANTABRIA

Los datos del Instituto Nacional de Estadística acreditan que la región perdió más de 1.400 habitantes entre enero y julio del presente año


14 de Diciembre de 2018 - 11:55
Imagen del articulo

Nada indica que la tímida senda del crecimiento en que parece haberse acomodado la economía española tenga efecto en un incremento de la población cántabra, como está sucediendo en otras comunidades. Según los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la población de la región descendió de nuevo entre enero y julio en 1.416 personas. Una cifra que preocupa aún más si se tiene en cuenta otro número, el de la inmigración, traducido en los 1.010 ciudadanos que llegaron provenientes de otros países y los 122 que cambiaron su comunidad por Cantabria. Ni siquiera este balón de oxígeno frena la caída

La misma estadística del INE aclara que Cantabria cerró julio con 580.997 ciudadanos, un 0,05% menos, mientras que en el conjunto del país la población creció un 0,16%. De hecho, en toda España aumentó de enero a julio en 74.591 personas hasta superar los 46,7 millones de residentes.

Son nueve las comunidades autónomas donde se produce ese incremento, especialmente en Baleares (0,83 %), Madrid (0,58 %) y Canarias (0,53 %). Por contra, se redujo en las ocho restantes, así como en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Parece que la inmigración no es suficiente en Cantabria para llegar hasta una cifra en positivo del saldo vegetativo –la diferencia entre nacimientos y defunciones–. En España el saldo migratorio positivo de 121.564 personas compensó un saldo vegetativo de -46.273 personas. En esta región, sin embargo, los nuevos habitantes llegados de fuera no tapan el agujero que produce la pérdida de población. Según datos del INE, este año –entre enero y junio– nacieron menos niños que en el mismo periodo del pasado ejercicio (1.855, es decir, 158 menos que en 2017). Sin embargo, el envejecimiento progresivo de la población se tradujo en un incremento de las defunciones (hubo 3.271 muertes, 158 más que el año anterior).

La cántabra no es la única comunidad en números rojos. Los descensos de población más acusados se dieron en la ciudad autónoma de Ceuta (–0,35 %), en Castilla y León y Asturias (–0,32 % en ambas) y en Extremadura (-0,30 %). De este modo, Cantabria, con -0,05%, se sitúa, junto con La Rioja, como la comunidad con menor crecimiento poblacional negativo de las ocho que perdieron habitantes, encabezadas por Castilla y León (-0,32%).

Problema de planteamiento

«La crisis económica, la falta de empleo en una región o en un país empuja a que los jóvenes tomen la decisión de buscar oportunidades de trabajo, de vida, de bienestar y de futuro en otros lugares. Cuando un territorio no fija a su población es que existe un problema grave», explica el sociólogo de la Universidad de Cantabria (UC)Juan Carlos Zubieta.

Quizá haya que esperar a que este cambio de tendencia en la economía se traduzca en un crecimiento de población. «Los tiempos de la demografía son muy lentos, los tiempos de la economía son otros», dice Pedro Reques, catedrático de Geografía Humana de la UC: «No están acompasados ni van a estarlo, así que por ahora no es previsible ningún cambio». El único revulsivo para la región sería un cambio económico «de gran magnitud», apunta.

Saber más sobre este tema

Si te ha resultado interesante, conoce todo sobre el Tema:

INMIGRACION EN CANTABRIA

Informar sobre el tema

Si deseas escribir algo más sobre este tema, pulsa el siguiente botón

Escribir sobre esto
  0 comentarios

Este artículo no tiene comentarios

Utilizamos cookies propias para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Al pulsar el botón "ACEPTAR" consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.
ACEPTAR | Más información