LAS COMUNIDADES DE LA CORDILLERA CANTáBRICA CONTABILIZARON 41 OSAS CON 73 CRíAS EN 2017

El censo detecta un ligero aumento en la zona oriental donde se han registrado 40 plantígrados


28 de Julio de 2018 - 13:08
Imagen del articulo

Las 4 comunidades de la cordillera Cantábrica (Cantabria, Asturias, Galicia y Castilla y León) contabilizaron el año pasado un total de 41 osas (35 en la subpoblación occidental y 6 en la oriental) con 73 crías (64 en occidente y 9 en oriente), una vez finalizado el censo que sus gobiernos respectivos elaboran anualmente.

Según los resultados ofrecidos hoy, en una rueda de prensa celebrada en Asturias con la participación de representantes de las cuatro comunidades autónomas, se confirma la consolidación e incremento de la población en el sector occidental y un ligero aumento en el oriental. Por lo que respecta a Cantabria, representada en el acto por el director general del Medio Natural, Antonio Lucio, hay una osa censada de las 6 que recorren la zona oriental.

De las cifras globales, 27 osas y 50 crías se ubican en la zona occidental de Asturias y 8 osas y 14 crías en la de Castilla y León. En la zona oriental están censadas 6 osas y 9 crías. De estas últimas, 4 osas con oseznos se han observado en Palencia, una en León y otra en Cantabria.

El último censo refleja la existencia de una osa y 6 crías más que en 2016. Además, si se analiza la evolución de los registros en el periodo comprendido entre 2000 y 2017, se confirma la consolidación de la población de hembras y oseznos, con un ligero incremento de la subpoblación occidental y un escenario demográfico mucho más incipiente, pero estable, en la oriental.

Población esquiva

La estimación global de la población osera es mucho más complicada, dado que se trata de una especie de amplio espectro de distribución, forestal y esquiva. Para realizar el cálculo, se usan técnicas como el seguimiento directo los estudios genéticos de restos localizados al azar o los sistemas de captura de pelo, así como el análisis de índices específicos en muestreos dirigidos.

Con los datos globales de 2017 y la media de los últimos 6 años, se estima que la población de oso pardo en la cordillera se sitúa en una horquilla de 230 a 270 animales. De ellos, entre 190 y 230 corresponderían a la subpoblación occidental y, al menos 40, a la oriental.

La metodología para analizar la tendencia demográfica de las poblaciones se centra en el seguimiento de las unidades familiares de las osas con crías del año. Sus hábitos diurnos y menor área de campeo permite detectarlas más fácilmente y obtener así unos datos más precisos que pueden compararse anualmente.

Métodos de seguimiento

Los técnicos de las cuatro administraciones y sus respectivas guarderías realizan el trabajo de campo. Además, cuentan con el apoyo de ONGs dedicadas a la conservación de esta especie como es el caso de la Fundación Oso Pardo (FOP), la Fundación Oso de Asturias (FOA), la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León y el Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (Fapas), así como del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil.

También colaboran la guardería de campo de los cotos regionales de caza, asociaciones de cazadores, naturalistas, montañeros y habitantes de las zonas oseras, que cada día se sienten más vinculados a la conservación de los plantígrados.

El seguimiento, según han explicado los responsables de las diferentes administraciones, se realiza mediante observación directa, con telescopios para evitar interferir con los animales.

Se diferencian los grupos familiares por tamaño y manchas características de las hembras y de las crías, número de animales, defectos físicos, etc. Los resultados obtenidos, una vez desechadas las repeticiones y las informaciones no confirmadas, ayudan a establecer el número mínimo de osas con crías, así como su evolución. Las cuatro comunidades de la cordillera coordinan anualmente sus acciones para ofrecer resultados de este conjunto poblacional en el territorio.

En Cantabria, el Servicio de Conservación de la Naturaleza y la guardería del Medio Natural asume la mayor parte del trabajo. En las labores de campo, además de la observación directa, que incluye la toma de fotografías y videos cuando es posible, se utilizan las huellas de los diferentes grupos familiares, así como técnicas de fototrampeo.

Los censos se concluyen siempre al año siguiente, después de la época de celo, cuando las madres expulsan a los oseznos del grupo familiar y entran nuevamente en relación con los machos.

Saber más sobre este tema

Si te ha resultado interesante, conoce todo sobre el Tema:

Censo osos

Informar sobre el tema

Si deseas escribir algo más sobre este tema, pulsa el siguiente botón

Escribir sobre esto
  0 comentarios

Este artículo no tiene comentarios

Utilizamos cookies propias para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Al pulsar el botón "ACEPTAR" consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.
ACEPTAR | Más información