RENZO PIANO: PARA EL CENTRO BOTíN INTENTé ESCUCHAR A LA GENTE Y A LA CIUDAD


22 de Junio de 2017 - 18:02
Imagen del articulo

El arquitecto Renzo Piano ha dicho hoy que intentó escuchar a las personas y a la ciudad de Santander para diseñar el Centro Botín, una obra que se ha inspirado en la gente, la fuerza del mar y la voluntad del impulsor del proyecto, Emilio Botín, y de su familia, de dejar "un homenaje" para su lugar natal.

Renzo Piano, Premio Pritzker de Arquitectura, ha vuelto estos días por la inauguración del Centro Botín a Santander, la ciudad de la que se enamoró cuando la visitó por primera vez para hacerse cargo de este proyecto.

Según ha explicado, Emilio Botín se lo puso muy fácil desde el principio, y aceptó de buen grado la idea de que el edificio se construyera en voladizo, flotando sobre la lámina de agua, para no entorpecer la vista privilegiada de la bahía santanderina donde se ubica.

Una de las reglas que se autoimpuso Renzo Piano fue hacer un edificio amable, que no fuera "arrogante" y que no intimidara.

Para armar y vestir el Centro Botín, que se inaugura oficialmente mañana, se ha utilizado hormigón, acero y 270.000 metros cuadrados de piezas cerámicas, que buscan jugar con la luz y con el agua.

Hoy, para el preestreno de su obra, que Renzo Piano ha comparado con "un hijo que se va de casa", la capital cántabra le ha recibido con uno de sus días "típicos", nubosos y frescos, pese a ser verano.

Y con una luz que daba a la cerámica que cubre la estructura de un tono grisáceo, frente a la claridad que desprende cuando luce un sol radiante.

Renzo Piano ha asegurado que le encanta Santander y su espíritu, y que pensó en el Centro Botín como cree que debe concebirse toda obra arquitectónica: pensando en las personas.

"Las personas son la fuerza motora de los proyectos. El arquitecto es como el doctor, que se preocupa por la gente", señala Piano, que defiende que su profesión debe estar "socialmente involucrada".

Y bajo esta filosofía, el edificio del Centro Botín recuperó una zona portuaria en el centro de la ciudad para continuar el paseo que corre junto al mar con un edificio que "flota" y que, para Piano, es "como añadir un barco más a la bahía".

La construcción encara el sur para ofrecer la mejor panorámica de la bahía santanderina y de la línea de costa en frente. "Está mirando al sol", comenta el arquitecto, que explica que esa orientación no es la habitual pero suponía la mejor opción para el juego de luz que singulariza esta construcción.

El Centro Botín le gusta porque será un edificio cultural, de uso ciudadano, un punto de encuentro, y porque tiene "dos almas", una dedicada al arte y otra a la educación, las dos patas en las que se asienta el proyecto que da contenido a esta gran infraestructura.

Para su primera obra importante en España, a Piano le ha tocado trabajar en el corazón de Santander, pero cree que la arquitectura debe transformar las ciudades, y sobre todo los suburbios y la periferia, donde considera está ahora el reto.

Precisamente él trabaja en proyectos en zonas periféricas en el norte de Nueva York, para la Universidad de Columbia, y en Saint-Denis (París), para el Palacio de Justicia.

"Hace 40 años el desafío estaba en conservar los centros históricos, pero creo que a veces nos hemos pasado un poco de rosca. A veces entramos en una calle arreglada y parece un centro comercial", ha comentado.

Saber más sobre este tema

Si te ha resultado interesante, conoce todo sobre el Tema:

Centro Botín

Informar sobre el tema

Si deseas escribir algo más sobre este tema, pulsa el siguiente botón

Escribir sobre esto
  0 comentarios

Este artículo no tiene comentarios

Utilizamos cookies propias para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Al pulsar el botón "ACEPTAR" consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.
ACEPTAR | Más información