REVILLA SE LO JUEGA TODO A VENDERSE COMO úNICA VOZ PROPIAMENTE CáNTABRA Y EL RESTO DE FUERZAS ESPERA

Madrid empiezan a encajar las listas para colocar a todos los afines


Imagen del articulo

La política no dará descanso esta primavera. Tras el anuncio de Pedro Sánchez de que las elecciones generales serán el próximo 28 de abril, la campaña electoral se encadenará con la de las autonómicas, municipales y europeas: apenas habrá 10 días de descanso entre la votación para elegir presidente del Gobierno y el comienzo de la campaña para la triple cita electoral del 26 de mayo.

Los partidos cántabros, excepto Podemos, afrontan el arranque de la carrera a las urnas con una única certeza: hacer un encaje de sus candidaturas a marchas forzadas. Ninguna de las organizaciones del arco parlamentario deseaba este escenario y, en mayor o menor medida, a todos les ha pillado con el pie cambiado. Cuando todavía están cerrando los números uno a las alcaldías, organizando primarias en los municipios o confluencias y haciendo un 'sudoku' con los integrantes de la lista alParlamento con el objetivo de quitarse a los críticos de encima y garantizar a los 'leales' un puesto de salida, ahora además tienen que buscar a cinco aspirantes al Congreso y a otros cuatro al Senado, más los suplentes.

Lo que a simple vista puede parecer un regalo, un desahogo, otro sitio para colocar a gente, se ha convertido en un nuevo quebradero de cabeza en los partidos. ¿Por qué? Sólo Podemos fue previsor ante este escenario y eligió a Luis del Piñal y Mónica Rodero en unas primarias el pasado diciembre como cabezas de cartel al Congreso y Senado. PP, PSOE y Ciudadanos contaban hasta hace escasos días en reservarse estas plazas como la última bala en la recámara para encajar en última instancia a algún descolgado y premiar a los más leales, y el PRC ni siquiera tenía claro presentarse.

Pero ahora esas opciones han desaparecido y los partidos tienen que medir bien sus pasos. El principal motivo es que al solaparse los dos procesos electorales los candidatos a las Cámara Alta y Baja no podrán ir en la lista alParlamento regional: la ley electoral impide la acumulación de actas. Tampoco pueden ir los miembros del Gobierno de Cantabria a las generales sin antes dimitir de sus actuales cargos. Los que quedan libres de estas incompatibilidades son alcaldes y concejales, aunque en el PSOE, por ejemplo, su código interno no permite duplicidad de cargos.

En tiempos de multipartidismo y de cambios acelerados, a Miguel Ángel Revilla no le ha quedado más remedio que volver a presentar al PRC en Madrid. La idea le espantaba lo mismo que a los gatos el agua. Pero ha habido dos motivos que le han llevado a decidirlo: ahora que por primera vez en 37 años acaricia su sueño de ganar unas elecciones y quitarse la espina de que el PP le afee que siempre ha ganado con un pacto de perdedores, no podía estar fuera del foco a un mes de las autonómicas dejando que sus rivales se lleven las portadas. Y segundo, como él mismo reconoce, el peso que puede tener ahora un único diputado en las Cortes, como ocurrió durante la negociación del último presupuesto de Mariano Rajoy con Nueva Canarias, es muy beneficioso para conseguir proyectos y recursos para la región.

Un reto pendiente

El PRC se ha echado la manta a la cabeza y ha puesto a funcionar a toda su maquinaria de forma inmediata. No quiere perder ni un solo minuto. El primer paso oficial lo dará este lunes en una reunión de su ejecutiva que decidirá acudir a los comicios. Un día después, el martes, se reunirá el Comité Electoral para rediseñar su estrategia. Hasta ahora, elPRC estaba centrado en los 102 municipios con la renovación de 60 comités locales, incluidos los de los principales ayuntamientos. Ahora se ve obligado a pisar el acelerador y adelantar, mínimo un mes, sus planes.

Antes del anuncio de Sánchez, los regionalistas tenían previsto convocar a sus números uno el 15 de marzo para volcarse, a partir de entonces, en el sprint por las urnas. Ya dan por hecho que se va a adelantar. Su nueva estrategia pasa por reforzar aún más su carácter regionalista. «Somos los únicos que, a día de hoy, representamos una voz propia para defender a la región y no somos franquicias de Madrid», zanjan destacados dirigentes, que el viernes por la mañana ya han puesto el piloto automático en modo electoral. «Estamos preparados para por fin ir a Madrid. Es una oportunidad única. Está muy abierto y aquí un análisis de los resultados históricos ya no vale para nada», repiten. El líder regionalista ya se descartó el viernes como candidato porque, de serlo, tendría que dimitir de forma inminente como presidente cántabro. Lo mismo ocurriría con sus consejeros. Sin embargo, el PRC contempla en estos momentos entre otras opciones pedir a José María Mazón, uno de los hombres de confianza del presidente, que deje la Consejería de Obras Públicas y que se ponga al frente de la candidatura Madrid.

Otras alternativas que manejan son las de un perfil de «gente joven, preparada, que sea conocida y reconocible y en la que habrá mujeres», apuntan. Ahí encajan, por ejemplo, algunos de sus actuales alcaldes y diputados regionales como la alcaldesa de Polanco, Rosa Díaz, que también se baraja como número dos de Revilla al Parlamento; o el de regidor de Reocín, Pablo Diestro. Algunos dirigentes consultados llaman a no perder de vista a Guillermo Blanco, jefe de gabinete de Revilla, que ya concurrió de número dos al Congreso en 2011. «Todo está abierto», recuerdan en el partido para cerrar el baile de nombres, al tiempo que hacen hincapié «en que habrá mujeres».

En el PP se preparan cambios importantes en las listas. En Joaquín Costa no contemplan que los actuales senadores Javier Fernández, Blanca Martínez y Esther Merino repitan. Los tres pertenecen a la guardia pretoriana del exlíder Ignacio Diego, están enfrentados a María José Sáenz de Buruaga y fueron los primeros en celebrar la imposición de Génova de Ruth Beitia en una desautorización a la líder popular. Todos contaban entonces con encontrar un acomodo de la mano de la atleta, pero su espantada les ha vuelto a dejar fuera de la carrera y aún más distanciados de la dirección regional. Pablo Casado prometió autonomía a Sáenz de Buruaga cuando le pidió que asumiera las riendas de la candidatura y ésta será la primera prueba de fuego.

Más compleja es cerrar la papeleta de la Cámara Baja. Las dos últimas legislaturas la encabezó Ana Madrazo, leal a Buruaga, pero Génova la ha ido desplazando poco a poco de sus responsabilidades en Madrid. Los dos hombres fuertes de Pablo Casado en la región, Diego Movellán, candidato a la Alcaldía de Camargo, y Juan Corro, responsable de redes de la Ejecutiva nacional, quieren garantizarse un escaño en el Congreso. Los populares cuentan ahora con dos parlamentarios y no tienen previsión de mejorar resultados como para sacar un tercero. Con esas perspectivas, la dirección regional seguro que, en el peor de los casos, tiene un 'plan B' para Madrazo. Sáenz de Buruaga no oculta que ella hubiese preferido juntar todos los comicios el 26 de mayo para evitar dos procesos electorales. Madrid la ha convocado para este lunes a la Junta Directiva Nacional, el máximo órgano, para lanzar l as instrucciones. Ella, por su parte, hará lo propio el jueves con sus alcaldes y números uno. Reconoce que van a reprogramar el calendario previsto e «intensificar y encajar» la coordinación de Madrid. Su equipo había planteado una campaña de cercanía, con actos sectoriales, marcando territorio y muy municipal. Ahora entiende que el discurso nacional marcará, al menos, todas las autonómicas, con Ciudadanos y Vox pisándoles los talones con el discurso de la unidad de España. A pesar de ello, los populares tienen «muy claro que es un doble escenario y que no hay que dejar que el mensaje nacional lo inunde todo» para evitar que el PRC se afiance en el discurso regionalista.

La política no dará descanso esta primavera. Tras el anuncio de Pedro Sánchez de que las elecciones generales serán el próximo 28 de abril, la campaña electoral se encadenará con la de las autonómicas, municipales y europeas: apenas habrá 10 días de descanso entre la votación para elegir presidente del Gobierno y el comienzo de la campaña para la triple cita electoral del 26 de mayo.

Los partidos cántabros, excepto Podemos, afrontan el arranque de la carrera a las urnas con una única certeza: hacer un encaje de sus candidaturas a marchas forzadas. Ninguna de las organizaciones del arco parlamentario deseaba este escenario y, en mayor o menor medida, a todos les ha pillado con el pie cambiado. Cuando todavía están cerrando los números uno a las alcaldías, organizando primarias en los municipios o confluencias y haciendo un 'sudoku' con los integrantes de la lista alParlamento con el objetivo de quitarse a los críticos de encima y garantizar a los 'leales' un puesto de salida, ahora además tienen que buscar a cinco aspirantes al Congreso y a otros cuatro al Senado, más los suplentes.

Lo que a simple vista puede parecer un regalo, un desahogo, otro sitio para colocar a gente, se ha convertido en un nuevo quebradero de cabeza en los partidos. ¿Por qué? Sólo Podemos fue previsor ante este escenario y eligió a Luis del Piñal y Mónica Rodero en unas primarias el pasado diciembre como cabezas de cartel al Congreso y Senado. PP, PSOE y Ciudadanos contaban hasta hace escasos días en reservarse estas plazas como la última bala en la recámara para encajar en última instancia a algún descolgado y premiar a los más leales, y el PRC ni siquiera tenía claro presentarse.

Pero ahora esas opciones han desaparecido y los partidos tienen que medir bien sus pasos. El principal motivo es que al solaparse los dos procesos electorales los candidatos a las Cámara Alta y Baja no podrán ir en la lista alParlamento regional: la ley electoral impide la acumulación de actas. Tampoco pueden ir los miembros del Gobierno de Cantabria a las generales sin antes dimitir de sus actuales cargos. Los que quedan libres de estas incompatibilidades son alcaldes y concejales, aunque en el PSOE, por ejemplo, su código interno no permite duplicidad de cargos.

En tiempos de multipartidismo y de cambios acelerados, a Miguel Ángel Revilla no le ha quedado más remedio que volver a presentar al PRC en Madrid. La idea le espantaba lo mismo que a los gatos el agua. Pero ha habido dos motivos que le han llevado a decidirlo: ahora que por primera vez en 37 años acaricia su sueño de ganar unas elecciones y quitarse la espina de que el PP le afee que siempre ha ganado con un pacto de perdedores, no podía estar fuera del foco a un mes de las autonómicas dejando que sus rivales se lleven las portadas. Y segundo, como él mismo reconoce, el peso que puede tener ahora un único diputado en las Cortes, como ocurrió durante la negociación del último presupuesto de Mariano Rajoy con Nueva Canarias, es muy beneficioso para conseguir proyectos y recursos para la región.

Un reto pendiente

El PRC se ha echado la manta a la cabeza y ha puesto a funcionar a toda su maquinaria de forma inmediata. No quiere perder ni un solo minuto. El primer paso oficial lo dará este lunes en una reunión de su ejecutiva que decidirá acudir a los comicios. Un día después, el martes, se reunirá el Comité Electoral para rediseñar su estrategia. Hasta ahora, elPRC estaba centrado en los 102 municipios con la renovación de 60 comités locales, incluidos los de los principales ayuntamientos. Ahora se ve obligado a pisar el acelerador y adelantar, mínimo un mes, sus planes.

Antes del anuncio de Sánchez, los regionalistas tenían previsto convocar a sus números uno el 15 de marzo para volcarse, a partir de entonces, en el sprint por las urnas. Ya dan por hecho que se va a adelantar. Su nueva estrategia pasa por reforzar aún más su carácter regionalista. «Somos los únicos que, a día de hoy, representamos una voz propia para defender a la región y no somos franquicias de Madrid», zanjan destacados dirigentes, que el viernes por la mañana ya han puesto el piloto automático en modo electoral. «Estamos preparados para por fin ir a Madrid. Es una oportunidad única. Está muy abierto y aquí un análisis de los resultados históricos ya no vale para nada», repiten. El líder regionalista ya se descartó el viernes como candidato porque, de serlo, tendría que dimitir de forma inminente como presidente cántabro. Lo mismo ocurriría con sus consejeros. Sin embargo, el PRC contempla en estos momentos entre otras opciones pedir a José María Mazón, uno de los hombres de confianza del presidente, que deje la Consejería de Obras Públicas y que se ponga al frente de la candidatura Madrid.

Otras alternativas que manejan son las de un perfil de «gente joven, preparada, que sea conocida y reconocible y en la que habrá mujeres», apuntan. Ahí encajan, por ejemplo, algunos de sus actuales alcaldes y diputados regionales como la alcaldesa de Polanco, Rosa Díaz, que también se baraja como número dos de Revilla al Parlamento; o el de regidor de Reocín, Pablo Diestro. Algunos dirigentes consultados llaman a no perder de vista a Guillermo Blanco, jefe de gabinete de Revilla, que ya concurrió de número dos al Congreso en 2011. «Todo está abierto», recuerdan en el partido para cerrar el baile de nombres, al tiempo que hacen hincapié «en que habrá mujeres».

En el PP se preparan cambios importantes en las listas. En Joaquín Costa no contemplan que los actuales senadores Javier Fernández, Blanca Martínez y Esther Merino repitan. Los tres pertenecen a la guardia pretoriana del exlíder Ignacio Diego, están enfrentados a María José Sáenz de Buruaga y fueron los primeros en celebrar la imposición de Génova de Ruth Beitia en una desautorización a la líder popular. Todos contaban entonces con encontrar un acomodo de la mano de la atleta, pero su espantada les ha vuelto a dejar fuera de la carrera y aún más distanciados de la dirección regional. Pablo Casado prometió autonomía a Sáenz de Buruaga cuando le pidió que asumiera las riendas de la candidatura y ésta será la primera prueba de fuego.

Más compleja es cerrar la papeleta de la Cámara Baja. Las dos últimas legislaturas la encabezó Ana Madrazo, leal a Buruaga, pero Génova la ha ido desplazando poco a poco de sus responsabilidades en Madrid. Los dos hombres fuertes de Pablo Casado en la región, Diego Movellán, candidato a la Alcaldía de Camargo, y Juan Corro, responsable de redes de la Ejecutiva nacional, quieren garantizarse un escaño en el Congreso. Los populares cuentan ahora con dos parlamentarios y no tienen previsión de mejorar resultados como para sacar un tercero. Con esas perspectivas, la dirección regional seguro que, en el peor de los casos, tiene un 'plan B' para Madrazo. Sáenz de Buruaga no oculta que ella hubiese preferido juntar todos los comicios el 26 de mayo para evitar dos procesos electorales. Madrid la ha convocado para este lunes a la Junta Directiva Nacional, el máximo órgano, para lanzar l as instrucciones. Ella, por su parte, hará lo propio el jueves con sus alcaldes y números uno. Reconoce que van a reprogramar el calendario previsto e «intensificar y encajar» la coordinación de Madrid. Su equipo había planteado una campaña de cercanía, con actos sectoriales, marcando territorio y muy municipal. Ahora entiende que el discurso nacional marcará, al menos, todas las autonómicas, con Ciudadanos y Vox pisándoles los talones con el discurso de la unidad de España. A pesar de ello, los populares tienen «muy claro que es un doble escenario y que no hay que dejar que el mensaje nacional lo inunde todo» para evitar que el PRC se afiance en el discurso regionalista.

Saber más sobre este tema

Si te ha resultado interesante, conoce todo sobre el Tema:

Madrid empiezan a encajar las listas para colocar a todos los afines

Informar sobre el tema

Si deseas escribir algo más sobre este tema, pulsa el siguiente botón

Escribir sobre esto
  0 comentarios

Este artículo no tiene comentarios

Utilizamos cookies propias para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Al pulsar el botón "ACEPTAR" consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.
ACEPTAR | Más información